“Que salgamos guapos”

Qué gran momento el de recibir el álbum de nuestra boda, ¿verdad? Sentarte arrebujado en el sofá, los dos juntos y empezar a recordar cada uno de los momentos que los profesionales de la fotografía, y más en concreto, los especializados en fotografía de boda, han captado del que se suele conocer como el mejor día de tu vida.

Pero, hasta llegar a ese momento, mucho ha sido lo que hemos tenido que preguntar, saber y valorar hasta decidir quién nos hace el reportaje de boda.
Expoboda de Ideal es el mejor lugar para hacer más cómoda esta decisión y llegar al final del proceso sin demasiada complicación. En nuestra feria encontramos a fotógrafos de reconocido prestigio en el mundo nupcial que nos ofrecen una gran variedad de posibilidades.

Es el caso de Ángel Blanco, joven pero experimentado profesional que nos cuenta que “las parejas quieren un reportaje más natural, donde premien los momentos y fotografías que cuenten historias, risas, lágrimas, diversión… sin olvidar la estética y el buen gusto.”

Otro valor de la fotografía en Granada, Fran Ortiz, va por la misma línea de que “la tendencia en fotografía actual es el realismo. Es decir, bodas reales, nada de posados, nada de hacer que la gente haga lo que al fotógrafo se le ocurra”. Sin dejar que se pierda la foto clásica, formal, la que todos los padres quieren para poner en el salón, de ellos con sus hijos, antes de salir para la ceremonia, a partir de ahí, nos cuenta Fran, “los momentos van ocurriendo y sólo hay que dejar constancia de la manera que a cada uno, según su estilo bien marcado, le parezca”.

Las fotografías de boda ya no solo se circunscriben al día de la ceremonia. Hay prebodas y postbodas. Venecia, París, Edimburgo, Londres y hasta Pekín están en los itinerarios de Ángel que asegura que “en cualquier sitio se pueden hacer buenas fotos. Cada vez me fijo menos en el lugar y hago reportajes en sitios dispares, (casas abandonadas, carreteras, bosques y incluso en cafeterías”. Incluso, en algunos destinos, Ángel y Fran han colaborado, como en Bélgica. De su paso por Gante, Fran Ortiz nos comenta que “me parece una pasada que las parejas quieran hacerse fotos en sitios que han estado o en los que, por algún motivo, están viviendo ahora. Hice una foto en Gante en la que la grandeza de la misma no viene porque la bicicleta que pasa esté en movimiento, o que cada uno ocupe un lugar estratégico dentro de la imagen, en espacios concretos, uno está dentro del espacio en sombra aprovechando que va de blanco mientras que el otro está en el espacio que más cielo tiene… la grandeza de esa foto es que todo ocurrió en el mismo momento, esa caricia, la sonrisa, la bici pasando, todo. No es necesario irse a los sitios clásicos de una ciudad para sacar una fotografía mágica”. Por cierto, la foto está premiada por Fotógrafos de Boda España.

Y es que, si de premios hablamos, en Granada tenemos grandes profesionales, reconocidos con distinciones nacionales e internacionales, como es el caso del estudio Xpressiones, una empresa familiar en la que José Luis Guardia Vázquez, junto con su padre, José Luis, y su hermano Juan Carlos, cuentan entre sus reconocimientos ser ganador del premio al Mejor Fotógrafo Internacional por la Asociación de Maestros Fotógrafos Profesionales o 9 años consecutivos como Mejor Fotógrafo de Boda en Europa por la Federación Europea de Fotógrafos Profesionales. José Luis ha trabajado en lugares tan lejanos como el TajMahal en India, los Templos de AngkorWat en Camboya, pero su lugar favorito es la Alhambra, tan cerca y que ofrece infinidad de posibilidades, desde una puesta de sol con el monumento de fondo, hasta vivir la experiencia de poder sentir lo que es tener la Alhambra para los novios y recordarlo para siempre. José Luis destaca que “el estilo de fotografía de boda artístico es sin duda apasionante, buscar crear arte durante una boda, sabiendo que desde que comenzamos todo es una contrarreloj, es un reto importante. Pero esto mismo es lo que hace que nos motivemos para poder conseguir algo especial y que cuando la pareja tenga el álbum de boda en sus manos sólo diga WOW”.

Aunque todos ellos señalan que no hay un lugar imprescindible, siempre que la luz sea bonita y los conocimientos fotográficos buenos, no cabe duda de que todos coinciden en que la Alhambra sigue siendo mágica y que en nuestra ciudad hay lugares que son de cuento para realizar un buen reportaje, tales como el Paseo de los Tristes.

Este último espacio nos apuntan desde Nice Bodas, que también indican que hay lugares que han desaparecido de las rutas habituales, como el Carmen de los Mártires. Estas ubicaciones clásicas están siendo cambiadas por “sitios que ni os puedo contar… Pero si que es verdad que en algún cuarto de baño o en alguna barra de bar nos hemos tenido que subir a hacer algún set. A nosotros personalmente nos gustaría una típica posada londinense con luces de neón y un buen billar desgastado”, añaden.

Los novios, los vestidos, los restaurantes y la fotografía ha evolucionado de tal modo que ahora lo clásico es vintage, lo sencillo es minimalista y tendencia puede ser lo que tú quieras. Nice Bodas “nos distinguimos por nuestro estilo fresco y desenfadado, siempre prima la comodidad y el trato con los novios para que cuando ellos se vean se rían recordando esa situación, le despierte una sonrisa de felicidad.”

E&J Fotografía es otro de los estudios que actualmente más en boga están. Para Jose y Jaime, “las tendencias más actuales en fotografía de boda son planos muy abiertos con grandes angulares, foto documental muy emotiva, buscando geometrías en la imagen”, a lo que ellos añaden su estilo propio con iluminación creativa y de calidad. Los lugares en los que han hecho reportajes van desde castillos hasta Sierra Nevada, pasando por playas muy escondidas, acantilados, bosques…..Sin embargo, para ellos, su escenario deseado sería “un palacete súper rococó con toques modernos y con una novia preciosa con un vestido que tenga una cola muy larga y un novio con muy buen porte y un traje espectacular, jajaja”.

Todos los profesionales de la fotografía de boda saben lo complicado a la vez que apasionante es su trabajo, que nunca va a salir igual, aunque el acto y el escenario sean los mismos. Pero todo queda satisfecho cuando el cliente felicita por el resultado. Fran Ortiz lo deja claro, “lo más grande que me pasa en mi trabajo es que me siento valorado por mis “jefes”.

Compartir: