¿Boda por lo civil o por la iglesia?

Algunos tienen claro como se oficiará su boda, si por lo civil o por la iglesia. Otras en cambio se encuentran en un dilema. Bien porque uno de los novios es creyente y el otro o no, o como ocurre en muchas ocasiones, porque alguno tiene un familiar que no concibe que una boda se celebre fuera de la iglesia. Si os encontráis en alguna de estas tesituras, lo primero que tendréis que preguntaros es quiénes son realmente los protagonistas de la boda, cómo deseáis que sea y que la decisión que toméis sea por convicción propia.

Todos conocemos las diferencias básicas de celebrar una boda por la iglesia y una por lo civil. En la iglesia contamos con una misa oficiada por un párroco, la promesa de amarse y respetarse hasta que la “muerte los separe”, el intercambio de anillos y de arras. En general, las bodas por la iglesia son estrictas y cerradas (si tienes suerte y te toca un cura simpático, tendrás una boda más amena). Todo ello para recibir el sacramento del Matrimonio que santifica la unión indisoluble entre un hombre y una mujer cristianos, “y les concede la gracia para cumplir fielmente sus deberes de esposos y de padres bajo la bendición de Dios”, según explica el Catecismo.

En cuanto a las civiles, una cosa es la firma del expediente matrimonial en el juzgado o ayuntamiento y otra la ceremonia a posteriori. Que tu boda se quede en la firma de un papel es algo frío, así que podéis optar por acudir a la cita en el lugar de turno, y uno o dos días después, celebrar como se merece el sello de vuestro amor. De esta forma, los novios separan la parte legal de la emotiva, que a fin de cuentas es la base de un expediente matrimonial. Gracias a la amplia experiencia de nuestra maestra de ceremonias, los novios podrán celebrar su boda dónde, cómo y cuándo quieran con el fin de que vuestra boda sea un fiel reflejo de vosotros.

Documentación necesaria

Me caso por la iglesia

Como muy tarde, deberíais ir tres meses antes de la boda a la parroquia para fijar el día y la hora, además de varios detalles relativos a la celebración litúrgica y expediente matrimonial. Para que el párroco pueda tramitarlo tendréis que ir con un testigo por cada contrayente, además de los siguientes documentos:

  1. Certificado de nacimiento de cada uno de los novios que se obtiene en el Registro Civil del lugar de nacimiento. Hay algunas parroquias que les basta con el Libro de Familia.
  2. La partida de bautismo, que la podréis conseguir en la parroquia donde fuisteis bautizados. Se suele pedir unos seis meses antes de la boda.
  3. Fotocopias del Documento Nacional de Identidad, Pasaporte o Tarjeta de residencia de cada uno.
  4. Certificado o justificante que confirme que habéis hechos el cursillo prematrimonial.
  5. Algunas parroquias pueden exigir otros documentos necesarios para la boda como el certificado de confirmación.

 

Me caso por lo civil

En el caso de que vuestra boda sea por lo civil, esta es la documentación:

  1. Certificado de nacimiento de cada uno de los contrayentes. Ya sabéis donde conseguirlo.
  2. Certificado de soltería. Es una una declaración jurada del estado civil y el impreso se consigue en el Registro Civil del lugar de residencia.
  3. Certificado de empadronamiento que se solicita en el ayuntamiento de la población donde hayas vivido los dos últimos años.
  4. Fotocopias del Documento Nacional de Identidad, Pasaporte o Tarjeta de residencia de ambos y el original.
  5. La solicitud que os facilitarán en el Registro Civil cumplimentada. Los testigos también deben llevar su Documento Nacional de Identidad o su Pasaporte.

Como veis casi todo el papeleo se tramita en el Registro Civil donde tendréis que entregar toda la documentación indicada y donde también recogeréis el expediente una vez tramitado. Este documento es el que presentaréis donde hayáis decidido contraer matrimonio para poder reservar el día para casaros. Una vez presentados todos los papeles en el Registro Civil, al que iréis con dos testigos, el juez y el fiscal verificarán los datos y, si son correctos, autorizarán la boda. A partir de ahí, tendréis un año para celebrar el enlace.

Síguenos en nuestra página de Facebook (pincha aquí).

Compartir: