Seis claves para acertar con tu vestido de novia

Cada año Expoboda se convierte en un escaparate de las últimas tendencias del sector, en el que las novias tienen un protagonismo especial. Para ellas, el vestido de novia es, como no podía ser de otra forma, la gran joya de este día. Aquella prenda que acaparará todas las miradas cuando la mujer haga su entrada triunfar al altar. Y que seguirá siendo imán de miradas y comentarios a lo largo de este día tan especial.

Pero no solo eso. Un vestido de novia es mucho más. Es ‘EL’ vestido, ese que refleja la personalidad de la novia, sus gustos, e incluso la temática de la boda.
No obstante, a pesar de su gran importancia, no siempre resulta una búsqueda sencilla. Por eso, a continuación os damos seis claves para conseguir encontrar el vestido ideal, aquel que realce vuestra belleza y vuestro estilo personal.

  1. La importancia de un buen asesoramiento. Muchas novias llevan años teniendo claro cómo es el vestido de novia de sus sueños. Y aunque es importante resaltar los gustos de las novias, también lo es dejarse asesorar por los prefionales. Lo cierto es que no todos los vestidos de novia lucen igual en todas las mujeres. De ahí que sea tan importante contar con el asesoramiento de un profesional. Nadie mejor que un experto para ayudarte a encontrar el vestido que mejor se adapte a tu figura, sin dejar de lado tu estilo.
  2. Fieles a la época del año. Nunca sabremos si en el día de nuestra boda hará sol, estará nublado o la lluvia hará su gran aparición. Pero sí debemos tener en cuenta la época del año y el lugar en el que nos casemos. Los tejidos y los tipos de vestido no son los mismos en invierno que en verano, y esto es algo que debemos tener muy en cuenta para elegir nuestro vestido. Deja los vestidos de telas gruesas para los meses más fríos y apuesta por los más ligeros en verano
  3. Prueba, que es gratis. Probar no cuesta nada, excepto un poco de tiempo que estamos seguros de que te encantará invertir. Aunque tengas muy claro el tipo de vestido, probando otros modelos y aquellos que te sugieran los profesionales podrás llevarte una grata sorpresa. Al cerrarse en banda en un tipo de vestido concreto se corre el riesgo de dejar escapar la oportunidad de encontrar aquel que verdaderamente te siente como un guante.
  4. Busca la comodidad. Una boda está para pasarlo bien. Y no sólo hablamos de los invitados. El vestido de novia no puede ser la causa de que estemos incómodas en este día. Sino todo lo contrario. Debe ser una pieza con la que te sientas totalmente libre y de la que no tengas que estar pendiente; teniendo cuidado de que no se te caiga, tirando de su gran peso o con ojo constantemente para no pisarlo o engancharte con cualquier cosa.
  5. Prepara con antelación la prueba de vestidos. El día en el que te pruebes por primera vez un vestido de novia, será uno de los más emocionantes de la aventura que supone organizar una boda. No sólo deberás elegir a las personas adecuadas para acompañarte, que deberán ser aquellas que realmente desees que estén allí, con las que tengas confianza y que sepas que te guardarán el vestido. También es muy importante pedir la cita con tiempo y llevar la ropa interior adecuada. Mejor sujetadores sin tirantes, braguitas que no se marquen y tonos naturales como el color carne o el blanco.
  6. No olvides tu presupuesto. No todas las novias tienen la suerte de poder permitirse no estar pendientes del presupuesto de su vestido. Si tu presupuesto está ajustado a una cantidad, intenta no buscar marcas que no cuentan con vestidos de este precio, y menos aún probártelos, ya que podrías llevarte una decepción. Estamos seguros de que encontrarás el vestido de novia perfecto tengas un presupuesto más o menos elevado.
Compartir: