Originalidad y creatividad en tu tarta nupcial

Y por fin llegó el momento más dulce. La tarta de boda, un delicioso postre que a priori no se le suele prestar mucha atención salvo que lo encontremos en el plato. Hoy en día, hay infinidad de tartas para una boda, fuera de lo convencional y las de toda la vida. Las pastelerías cada año se reinventan y nos ofrecen una gran cantidad de novedades personalizadas para todos los gustos, donde la originalidad está a la orden del día.

Una excelente decoración es ese factor que puede diferenciar un evento de otro. Por esta razón, el día de la boda se debe apostar por cuidar a la perfección el más mínimo detalle, inclusive la tarta nupcial. ¿Por qué no marcar la diferencia con una tarta que sorprenda a todos los invitados? Para ello, se puede crear una especie de ‘mesa dulce’ con la tarta principal como elemento central y dulces de todo tipo alrededor. Así, esta mesa actuará como una parte más de la decoración, además de ser una delicia que todos esperarán hasta el final del banquete.

Desde los años sesenta hasta los ochenta, la tendencia en tartas nupciales era cuanto más grande y mayor número de pisos, mejor. Desde unas pequeñas flores de plástico decorativas, pasando por un centenar de detalles colocados en los laterales, hasta llegar a tartas de lo más coloridas. Así han evolucionado las tendencias a lo largo de los años, tendencias que actualmente apuestan por colores brillantes, dibujos originales y formas divertidas e imposibles. A continuación, proponemos algunas ideas de lo más dulce que pueden hacer que tu boda se convierta en un día inolvidable.

Las tartas efecto espejo son un tipo de dulce que no necesita tener más de dos pisos para resultar original, atractiva y apetecible. Este tipo de tarta nupcial, propuesta en el mercado por una repostera de origen ruso, basa su esencia en el llamado efecto espejo, un acabado de lo más brillante que la hacer ser una verdadera obra de arte. Este efecto se consigue gracias a una mezcla de glaseados de diferentes colores sobre la tarta, en cuyo interior residen sabores de todo tipo.

Las tartas ‘vintage’ son otro tipo de pastel que se ha puesto de moda en este año. Tartas que admiten todo tipo de formas, cuadradas o redondas y de distintos pisos, escondiendo todo tipo de sabores en el interior de la crema de ‘fondant’. Suelen ser tartas en tonos ‘nude’, blanco roto, e incluso verde menta o rosa palo. Además, habitúan estar decoradas con perlas de azúcar en tono plata. Una peculiaridad de este tipo de tartas es la posibilidad de añadirle acabados de encaje en tonos rosa y turquesa alrededor del pastel.

Y si el enlace se va a realizar en la estación más calurosa del año, por qué no apostar por tartas decoradas al más estilo marinero. Para conseguir este efecto es fundamental utilizar tonos y decoraciones en torno al mar, desde estrellas, conchas o caballitos de mar que recuerdan múltiples entornos y espacios a juego. El azul marino y el blanco son colores que no pueden faltar en este tipo de tartas nupciales.

Como podemos ver, la creatividad de los maestros pastelero no tiene límites. Tartas con decoración sencilla y minimalista, tartas totalmente cuadradas, en forma de flor y de todos los sabores y texturas posibles. Lo verdaderamente importantes es escoger una tarta que represente a la pareja y que esté en total consonancia con el estilo del enlace. ¡Bon appetit!

Compartir: