Hacienda Señorío de Nevada, el lugar ideal para tu boda

A escasos veinte minutos de la capital granadina se encuentra un lugar de ensueño para celebrar algo tan importante como es una boda, en un marco incomparable, en pleno contacto con la naturaleza y con el vino como telón de fondo.

Se trata de la bodega de la Hacienda Señorío de Nevada, de 21 hectáreas de superficie, se extiende por el Valle de Lecrín, superando ligeramente los 750 metros de altitud sobre el nivel del mar. Su terruño pizarroso de alta montaña, registra gran riqueza de minerales y goza de ese milagroso microclima, expresión de una extraordinaria combinación de los factores climáticos, propios de la Sierra, el mar y aún de tres ríos de la zona que terminan de dibujar la curiosa geografía de la zona, dando lugar a oscilaciones de temperaturas que van desde los 35º del día a los 12 o 14 grados de la noche, en los meses de maduración de la uva.

Celebrar eventos en Hacienda Señorío de Nevada es asegurarse de que todo salga perfecto. Así los disfrutan tanto anfitriones como invitados y por eso los recordarán siempre con una sonrisa. Bodegas y salones, patios y terrazas se han convertido en un referente de excelencia y de entorno inolvidable. Espacios de distintos tamaños y caracteres distintos para adecuarse a cada necesidad. Celebrar una boda en Señorío de Nevada en un entorno paisajístico espectacular, a pie de las montañas nevadas y rodeados de viñedo, para que los invitados puedan estar tomando un vino donde éste caldo ha nacido, hacen que se convierta en un día inigualable. Eventos de todo tipo y tamaño, desde 20 hasta 1.000 personas, y todo ello a escasos 20 minutos de Granada capital y de Motril. Sin duda un paseo entre las nubes que harán de ese día algo diferente y que hace que se cosechen momentos inolvidables.

No falta un extraordinario restaurante, un espacio orgánico, luminoso, desde el que contemplar interminables viñedos y cumbres coronadas por la nieve, bajo una prodigiosa luz mediterránea. El lugar idóneo donde percibir el aroma de la tierra mojada por la lluvia, y el sabor de las la setas del bosque, la textura hecha sabor de la vieiras o la suavidad de la ternera largamente cocinada. Un festival para los sentidos, así es el restaurante Señorío de Nevada donde el chef ha hecho realidad su concepción holística de la experiencia gastronómica. El equipo de cocina trabaja incansablemente para ofrecer a sus clientes nuevas sensaciones, una experiencia inolvidable, divertida y apasionante con una cocina de mercado, entrantes llenos de colores y texturas sorprendentes seguido de unos segundos platos tradicionales, con el sabor de siempre, adaptados y elaborados con nuevas técnicas.

Hotel

Y todo en un paraje inigualable, con una construcción dentro de la finca con una decoración moderna y rústica. Diseñado por el arquitecto Jesús del Valle, dispone de veinticinco habitaciones todas con excelentes vistas a los viñedos y las cumbres de Sierra Nevada. Cuenta con servicios de cuatro estrellas, internet, televisores de plasma, bañera y ducha en todas las habitaciones y una decoración de calidad y moderna, cuidada al detalle que garantiza una estancia extremadamente gratificante, con un sistema de climatización y agua caliente alimentado por energía solar y biomasa. Amabilidad, eficacia y atención especialmente personalizada son el rasgo de calidad del personal. La luz, las vistas y el silencio, en definitiva la calidad tranquilidad, es un valor añadido a todos los altos estándares de servicio que el hotel despliega para sus visitantes.

Compartir: